¡¡¡Gracias Pacha, que nos das de comer!!!


La Pachamama es la diosa suprema honrada por los pueblos aborígenes que habitan el 

Noroeste Argentino. Se celebra el 1° de agosto aunque sus fiestas se extienden durante todo el mes, que está consagrado enteramente a Ella.

Ella es considerada la madre (Mama) que engendra la vida, la nutre y la protege. Su nombre es popularmente traducido como "Madre Tierra", aunque el significado arcaico de "Pacha" no estaba solamente referido a la tierra, sino al universo y al tiempo.
La Pachamama, o Madre Tierra, es la diosa femenina de la tierra y la fertilidad, una divinidad agrícola benigna concebida como la madre que nutre, protege y sustenta a los seres humanos. En la tradición incaica, es la deidad de la agricultura comunal, fundamento de toda civilización y el Estado Andino. Es la más popular de las creencias mitológicas del ámbito incaico que aún sobrevive con fuerza en las provincias del noroeste argentino.
 
El 1° de agosto es cuando se alimenta a la Pachamama, para lo cual se entierra una olla de barro con comida cocida, junto a hojas de coca, alcohol, vino, cigarros y chicha, entre otras cosas.


El acto y ceremonia se realizó en el B.S.P.A. Nº 7169 el día viernes 31 de julio a partir de las 21: 30 horas, a cargo del profesor Rogelio Alejandro Iñigo y el profesor Víctor Abracaite Rozo. “Gracias Madre Tierra, Pachamama. Gracias Jesucristo por iluminarnos, gracias por tu sol. Gracias Virgen María, hermana luna… Gracias Madre Tierra, que nos das de comer y de beber, toda la fuerza sentimental…” se invocó en la ceremonia. Además la comunidad educativa, en lo que respecta a los docentes alumnos, personal administrativo, personal de maestranza, etc., dieron sus ofrendas y agradecimientos y peticiones a la Madre Tierra.